domingo, 9 de diciembre de 2012

AHORA












Ahora que apenas soy un nombre, unas fechas, y el difuso
recuerdo de un recuerdo, desapareceré de tu memoria
como las huellas de la dorada arena de esas playas
por las que el tiempo y la distancia nos han vetado andar.


miércoles, 5 de diciembre de 2012

VENTANA LUNAR












La luna se columpia en la desnuda rama del almendro.

Es una claraboya, una ventana que me muestra un futuro

En el que tú no estás,

y un cúmulo de nubes me ensombrecen el alma.

martes, 4 de diciembre de 2012

viernes, 30 de noviembre de 2012

ADIOS











Sé bien que se me ha ido la vida tratando en vano de retener el viento.
Ahora ya es demasiado tarde para cambiar las cosas que hice mal.
El presente es lo único que tengo, y más allá no hay nada o apenas nada.
Lentamente voy apagando luces, desechando recuerdos, cerrando a cal y canto
Las puertas y ventanas que quedaron abiertas, y aguardando a que llegue
Ese fatal momento, en el que la memoria se nos queda vacía, y se rompen
Sin ruido, los cristales del tiempo. Antes que las palabras se conviertan en piedras,
Y un helado silencio cubra cuanto he vivido, quiero dejar constancia ante Dios
Y ante ella, de que todo fue cierto, de que no quise herirla, de que nunca he mentido.


sábado, 24 de noviembre de 2012

PATIO DE CASA POBRE













Patio de casa pobre, fresco, limpio, frondoso.

Aún si cierro los ojos, puedo ver a mi madre,

menuda y hacendosa, regando con cariño sus macetas.

Rilke tenía razón, nuestra patria es la infancia.



viernes, 23 de noviembre de 2012

TE BUSCO Y NO TE ENCUENTRO

















Te busco y no te encuentro
En el jardín, en la orilla del mar,
En cada amanecer, en todo ocaso,
En la nostalgia, en el vacío, en el tiempo.
Te busco y no te encuentro
En los versos de otros y en los míos,
En Chopin, en la lluvia, en el silencio,
En el redondo espejo de la luna.
Te busco y no te encuentro
Entre las ruinas de los amores rotos,
En otros corazones y otras bocas,
En la esperanza, en los presentimientos.
Te busco y no te encuentro
En las luces y sombras de mi memoria,
En los jazmines, en la voz de la fuente
Que aún repite tu nombre:
Sólo estás en mis sueños.




miércoles, 21 de noviembre de 2012

TARDE DE LLUVIA












Tarde de lluvia. Triste ceremonia
Sobre una alfombra gris, bordada
Con las resecas hojas del recuerdo.

Ando sin dejar huellas, como antaño
Lo hizo Jesús sobre estas mismas aguas.

Y comprendo al Dios hombre,
Cuando me empapa el alma
Esta desolación licuada y fría
Que llueve de mis ojos y del cielo.

Su mano compasiva, pero firme,
Me devuelve de nuevo la esperanza,
Mientras repite en lo profundo el eco:
“Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?”



domingo, 18 de noviembre de 2012

SUEÑOS













¿Sueño que sueñas despierta el mismo sueño que yo,
O me engaña el corazón soñando cosas inciertas?
Quizá sea una ensoñación el ver tu puerta entreabierta,
Creer que tu voz me llama y sentir como te acercas.

Si no me siento tan solo, ni entre barrotes y rejas,
Y veo el brillo de tus ojos como faro en la tormenta.
Si no me duele la herida, ni me tortura tu ausencia,
¿Será porque estás soñando lo mismo que mi alma sueña?


SER UNO MISMO










Desde niño trato de ser yo mismo, sin someterme a normas,
dejarme doblegar por castigos,
ni ceder al soborno de la tierra o el cielo.
Cuántas veces, al verme entre el acero y la pared,
sentí la tentación de doblar la rodilla, de aceptar la derrota,
de quedarme en el suelo sumiso y resignado.
He perdido la cuenta de los golpes y heridas,
de las humillaciones y fracasos, de las noches en vela,
de los venenos, de las agudas lanzas con las que por mi bien
-quienes decían quererme- me abrieron el costado.
Hoy ya no me pregunto qué habría sido mi vida
sin esa resistencia tenaz y numantina,
y tampoco me importa si este de ahora soy yo o sueño serlo.
Espero tener tiempo de resolver –si puedo- unos asuntos,
de aclarar ciertas dudas. No pido nada a nadie,
y hace tiempo que ya no creo en milagros.      
    

miércoles, 14 de noviembre de 2012

ESTA VEZ












Esta vez, aunque me tenga que encadenar el alma, no seré yo quien dé el primer paso.
Esta vez, aunque necesite amordazarme el corazón -que aún grita tu nombre- no seré yo quien diga lo que tanto necesitamos oír.
Esta vez, no rondaré tu ventana, bajo la lluvia, durante toda una noche.
Esta vez, no agotaré la batería del teléfono tratando en vano de hablar contigo.
Esta vez, no volaré a tu encuentro intentando salvar lo que nunca valoraste.
Esta vez, tendrás que ser tú la que me pidas que vuelva.  
Por eso esta vez, amor mío, sé que estamos perdidos.   

sábado, 27 de octubre de 2012

SUEÑOS












Sueña la mar, quién sabe con qué playas.

Sueña el reloj, quién sabe con qué tiempo.

Sueña la luna, quién sabe con qué noche.

Y sólo una mujer sueña lo que yo sueño.

AMANECER















Se durmieron los jazmines,

Calló el grillo en el jardín,

Se oyen lejanos clarines,

La noche llegó a su fin. 


sábado, 20 de octubre de 2012

TUS MANOS












Ciertas heridas son como medallas

Que uno luce orgulloso sobre el pecho.

No quiero que me curen otras manos

Que aquellas que me hirieron.


viernes, 19 de octubre de 2012

EL SUEÑO DE LA PRINCESA















Sueña la princesa mora,
Mientras se despierta el día,
Sueños puros como el agua,
Perfumados de poesía.
No sueña con medias lunas,
Ni oscuras cruces sombrías.

¡Pobre niña enamorada,
muy pronto será cautiva!

Al pie de la alta muralla
Suena ya la algarabía
De corceles y jinetes.
El sol y la muerte pintan
De rojo el cielo y las calles.
Está despuntando el día.

¡Pobre niña enamorada,
Muy pronto será cautiva!

Mientras la princesa sueña,
Allá en el patio, agoniza,
Un joven que la recuerda
Al abandonar la vida.
Enmudecieron las fuentes…
La batalla está perdida.

¡Pobre niña enamorada,
muy pronto será cautiva!
  


jueves, 18 de octubre de 2012

LA HERIDA














En el letal fragor de la batalla,

Inerme ante los pies del enemigo,

Su despiadado acero me recordó tus ojos,

Y la herida en el pecho me hizo evocar tu adiós.

  

miércoles, 17 de octubre de 2012

EL SUEÑO DE ISBILIYA










Ajimeces, y estrellas asomando entre sedas.

La verde y fresca soledad del patio.

Naranjos y jazmines, sensualidad y nostalgia.

El susurro del agua que acaricia al silencio.

Sueña Isbiliya, nunca despiertes, sueña.


martes, 16 de octubre de 2012

ISBILIYA














A ti te sometieron con espadas y lanzas,

A mí me conquistaron tú luz y tú belleza.

Ellos tienen la suerte de reposar en ti,

Mientras que yo, te sueño en mi destierro.



domingo, 14 de octubre de 2012

NO SIN TI










Si te sientes morir,
No te mueras sin mí.

Vivir puedes vivir
Con quien tú quieras,
Pero sin mí no mueras.

Eres libre de estar
Donde prefieras,
Cerca o lejos, da igual.
Seré invisible,
Por poderte ver
Sin que me veas.

Pero no me condenes,
Al calvario insufrible
de tu ausencia.

Cuando decidas irte,
No te vayas sin mí.

sábado, 13 de octubre de 2012

POEMA ULTIMO













No sufras por las cosas que te digo,
Porque Erató no acepta el desamor
Y tiñe de tristeza cuanto escribo;
Sabes que el de esos versos no soy yo.
  
Nadie que te haya amado y te recuerde
Puede ser infeliz mientras conserve,
Cual valioso tesoro en su memoria,
Las huellas de tu amor.


viernes, 12 de octubre de 2012

DESAMOR










Es como el apagón del firmamento,
sueño que se deshoja en pétalos de hielo,
la negra luz que ven los moribundos,
un grito en las entrañas del silencio.

Es el seco portazo del futuro,
La esperanza violada en los espejos,
Las insaciables fauces del olvido,
Saciándose a sus anchas de recuerdos.

De todas las palabras malditas del idioma,
Ponzoñosas y crueles como dardos y espadas,
Es la más sigilosa, la que a traición nos hiere
Con lo que no queremos arrancarnos del alma.


miércoles, 10 de octubre de 2012

MIENTRAS NO SE DETENGAN LOS RELOJES











Mientras no se detengan los relojes,
Y el corazón metálico del tiempo
Continúe desgranando su tic tac,
Seguiremos soñando y escribiendo,
Sin exigirnos más.
Cuando llegue el momento y, qué sea tarde,
De desplegar las velas y zarpar,
Mejor no ser mezquinos ni cobardes,
Ante la eternidad.